¿Sabe Vd. delegar? (I)

2 mayo, 2020 0 Por JLH

Todo directivo se enfrenta al desafío de que debe alcanzar unos resultados que están por encima de sus capacidades individuales. Frente a este reto sólo caben tres alternativas: desistir, o esforzarse más «haciendo» más cosas, o bien «hacer hacer«, es decir, DELEGAR.

Dirigir es el arte de conseguir resultados a través de las personas. Dirigir implica alcanzar metas excelentes con la colaboración de gente normal. Para ello, existe una técnica esencial del management: la delegación.

Antes de adentrarse en el meollo de la cuestión, creemos que puede serle muy fructífero el que lleve a cabo el autodiagnóstico que le proponemos. Se trata de que pueda localizar qué le está sucediendo a Vd., con respecto a este tema tan importante para un management eficaz.

Por favor, conteste SI o NO, es decir, la respuesta que mejor define su situación. Sea muy riguroso ya que ello le puede ayudar a ubicar las debilidades y le estimulará a combatirlas.

  • ¿Se encuentra con frecuencia sobrecargado de trabajo?
  • ¿Suele tener la sensación de que quien trabaja en la empresa es Vd. y los demás van a otro ritmo?
  • ¿Se queda en la oficina hasta mucho más tarde que sus colaboradores?
  • ¿Va a la oficina en los días de fiesta para «ponerse al corriente»?
  • ¿Deja trabajos sin terminar, o lo que es peor, sin empezar?
  • ¿Carece de tiempo para estar con la familia, con los amigos, ejercer actividades recreativas y sociales, o a su propia formación profesional?
  • ¿Al regresar de un viaje, tienen sus colaboradores gran cantidad de asuntos para consultarle?
  • ¿Tienen su mesa de trabajo repleta de papeles pendientes de estudio o, lo que es peor, de solución?
  • ¿En su trabajo diario son más frecuentes las soluciones a las crisis y a los problemas que al aprovechamiento de las oportunidades?
  • ¿Le gusta supervisar y controlarlo todo, incluso los detalles más triviales?
  • ¿Ha tenido que aplazar alguna vez las vacaciones por causa del trabajo?
  • ¿Le falta tiempo para hablar con su gente, razonar con ellos y explicarles nuevos temas, nuevos procesos o nuevas tareas?
  • ¿Le cuesta fijar plazos a los demás y cumplir con los que Vd. mismo se determina para la ejecución de las tareas?
  • ¿Se lleva regularmente trabajo a casa?
  • ¿Tiene problemas para establecer prioridades y distinguir entre las tareas urgentes y las importantes?
  • ¿Sus colaboradores le interrumpen para consultarle detalles concernientes a sus tareas?
  • ¿Realiza trabajos que podría encargar a otros, sólo porque le gusta hacerlos?
  • ¿Es Vd. un perfeccionista y está orgulloso de serlo?
  • ¿Es incapaz de enumerar rápidamente sus tres objetivos más importantes y la situación de éstos?
  • ¿Le parece más efectivo el palo que la zanahoria en el trato con sus colaboradores?
  • ¿Es de los que piensan que sólo se debe facilitar a los colaboradores la información mínima e imprescindible para que puedan desempeñar sus tareas específicas?
  • ¿Le es difícil aceptar las ideas de otras personas, especialmente si son subordinados?
  • ¿Dicta órdenes con mucha frecuencia?
  • ¿Le gusta mandar y que los demás obedezcan?
  • ¿En su opinión, no se puede confiar en la mayoría de sus colaboradores?

Por favor, cuente el número de respuestas SI.

Si el número de respuestas es inferior a 5, ¡Nuestra felicitación! Tiene Vd. un estilo de dirección y una actitud muy positiva hacia la DELEGACIÓN. Seguro que ha conseguido éxitos a través de ésta.

Si el número de respuestas está entre 5 y 10, analice dónde pueden estar los problemas. Le aconsejo que actúe porque tiene bastantes cosas para mejorar.

Si las respuestas afirmativas rebasan la cantidad de 10, debe plantearse muy seriamente el iniciar un programa completo de profundización en la DELEGACIÓN.

En FFACT, en el apartado TO THE EXCELLENCE encontrará un interesante cuestionario de 23 preguntas sobre “la organización general de la empresa”, que le ayudará a reflexionar sobre este importante tema.

Feliz semana a tod@s.