Causas que retrasan la sucesión de la empresa familiar

21 octubre, 2017 0 Por JLH

La sucesión es un difícil paso que debe superarse de la manera menos incómoda posible para la empresa y la familia. Es una etapa más dentro en un proceso de crecimiento y desarrollo de una entidad, cuyo ciclo de vida no coincide con el de su fundador o sucesores. El proceso de sucesión afecta tanto a la propiedad como a la gestión de la empresa por lo que existe una seria resistencia en abordarlo. A continuación, presentamos algunos hechos que causan el retraso en la sucesión.

  1. El fundador no está decidido a jubilarse. No piensa que la jubilación es el camino hacia el fin de su vida. No está convencido de que la empresa, su creación, sobrevivirá cuando él no esté al frente. Tanto si él va a seguir dependiendo económicamente de la empresa, como si no, no tiene la certeza de que su sucesor continuará haciendo rentable a la compañía.
  2. Existencia del clásico círculo vicioso. El fundador se siente pletórico y lleno de vitalidad. No se plantea actividades que llenen el tiempo libre proporcionado por la jubilación (¡¡¡palabra que proviene de júbilo!!!). Ésta carece del atractivo suficiente. La jubilación no se produce. No se piensa en ella y tampoco en formar y traspasar poderes al sucesor. Éste se desmotiva, pierde interés en la empresa familiar y, a menudo, busca alternativas profesionales fuera de ella.
  3. Los temores del fundador. Temor por quedarse sin patrimonio propio para afrontar dignamente el resto de su vida. “Convencimiento” de que sus hijos no están todavía preparados. “Aún me necesitan” para enseñarles cómo hacer las cosas. Sentir la obligación de formar un patrimonio que le permita retirarse del negocio, vivir holgadamente y poder dividir entre sus hijos la empresa. Estar convencido de que sus vástagos no quieren trabajar en la compañía. Tener presente los sinsabores de experiencias negativas vividas por conocidos.
  4. Miedo al fracaso. La incertidumbre que puede generarse en el miembro de la familia que se retira respecto a que pueda resultar viable la sucesión, o a que si es el momento más idóneo para llevarla a cabo. Existe latente un temor de no estar seguro de que él o los sucesores se encuentren preparados para tomar el control de la empresa familiar.
  5. Falta de información.  La inexistencia de información para planificar un adecuado plan de sucesión es un importante factor que provoca resistencia.  Por ello, contar con información es imprescindible para el conveniente manejo de ciertas situaciones familiares, además de ser un arma de conocimiento que elimina ambigüedades y confusiones dentro de las familias.
  6. Amenaza al actual statu quo. Esta sensación se debe a la resistencia a modificar la estructura organizacional en comparación a los esquemas, valores, costumbres y normas arraigados en la empresa. Asimismo, este cambio podría representar a la vista del fundador, una amenaza plena a su statu quo conquistado a lo largo de su vida empresarial. Cuanto más haya invertido una persona en el negocio, mayor será la resistencia para aceptar un cambio.
  7. Luchas por el poder. Toda organización está expuesta a cambios y en consecuencia existe la posibilidad de que aquellos individuos o grupos, que vean amenazada su posición en la organización, manifiesten resistencia a los mismos. O bien, aquellos que consideran una oportunidad lucharán para mejorar su posición.
  8. Clima organizacional. Se deben identificar aquellos factores negativos que afecten el clima organizacional. Cuanto más negativo sea éste, más complejo será conducir a la organización hacia el modelo de sucesión deseado.
  9. Miedo al relevo.  Temor por la existencia de insatisfacción de los potenciales sucesores no seleccionados y que no actúen lealmente.

El plan de sucesión debe resolver estos conflictos. ¿Qué pensar de personas que, gracias a su visión, voluntad, esfuerzo y dedicación han creado una empresa, la han hecho crecer y la han consolidado y no son capaces de planificar la sucesión en su compañía y las relaciones de ésta con la familia? En todos los casos en los que la muerte o incapacidad del empresario ha sobrevenido sin un plan de sucesión, han crecido los conflictos familiares, las empresas han vivido enormes problemas y la tasa de su propia mortandad ha sido muy alta.

En FFACT, en el apartado TO THE EXCELLENCE encontrará un interesante cuestionario de 23 preguntas sobre “la sucesión en la empresa familiar”, que le ayudará a reflexionar sobre este importante tema.

Feliz semana a tod@s.