Las prioridades entre la familia y la empresa familiar

30 septiembre, 2017 0 Por JLH

En la empresa familiar observamos la existencia de varias prioridades a la hora de actuar. Veamos las características de cada una de ellas.

La empresa es la principal prioridad. Ello implica que los asuntos de la empresa importan más que cualquier cosa. La compañía lo domina todo, los consume. Es la vida. Los éxitos dan pie a mayores esfuerzos y recompensas. Toda la conversación de la familia gira en torno a la empresa. La familia paga las consecuencias: dificultades en las relaciones matrimoniales y los hijos. Se llega al desconocimiento mutuo. Se utiliza la empresa como medición del mérito de los miembros de la familia.

La familia es la principal prioridad. Se cree que la empresa es la prolongación de la familia, dirigiéndola emocional, impulsiva y protectoramente. Se contrata a familiares porque lo son, no por lo que están capacitados para hacer. La familia los valora por quienes son, no por sus logros. El liderazgo está determinado por la primogenitura. Los empleados rara vez pertenecerán al círculo interno de la planificación y toma de decisiones importantes. Esta forma de proceder es una de las mejores maneras de no crear una organización innovadora y dinámica que responda al mercado.

Ninguna de las dos es la principal prioridad. Una está en ruinas y la otra a punto de estarlo. Cansancio de todo, de tanto trabajar. Nada es atractivo o satisfactorio ni en casa, ni en el trabajo, ni tan siquiera en los  ratos de ocio. Hace tiempo que la vida familiar se fue al infierno y ahora le sigue la empresa. En la segunda generación entra en escena el “vividor”, el sucesor por el derecho divino del primer hombre nacido en la familia. Los empleados no le respetan y tampoco la familia.

Ambas son la principal prioridad. Ansias de una forma de vida familiar feliz y una empresa con éxito. La esencia de la vida es amar y trabajar, las dos cosas. Se busca incansablemente la satisfacción de vivir conforme a los valores y las ventajas de una forma de vida equilibrada. Se dirige a la empresa como una empresa. Se sabe a dónde se dirige y la forma de alcanzarlo. Las familias requieren tiempo y reservan todo el necesario. Se comprometen y viven estos compromisos sin agobiarse entre ellos.

Para conseguir esta última opción, existen unos instrumentos que ayudan a lograrlo. Aparte del protocolo de la empresa familiar, se dispone de los siguientes órganos:

El Consejo de Familia. Se trata de un órgano de carácter decisorio que regula el funcionamiento de la familia empresaria en sus relaciones con la compañía. Tiene las siguientes funciones:

  • Comunicar los planes de la empresa a la familia y viceversa.
  • Solucionar los problemas que puedan surgir entre los miembros de la familia.
  • Vigilar para que se mantengan la separación de patrimonios y cuentas familia y empresa.
  • Velar por el cumplimiento del protocolo familiar.
  • Dirigir e impulsar el proceso de sucesión.
  • Facilitar la comunicación y las relaciones entre los miembros de la familia. Crear un buen ambiente.

La Junta General de Accionistas. Es un órgano decisorio con las siguientes funciones:

  • Censura de la gestión social. Aprobación de cuentas y aplicación de resultados.
  • Modificación de los estatutos sociales.
  • Aumento y reducción del capital social.
  • Acuerdos de transformación, fusión, absorción y escisión.
  • Cese y nombramiento de administradores.
  • Disolución de la sociedad.

El Consejo de Administración. En este caso se trata de un órgano ejecutivo con las siguientes funciones:

  • Designar, evaluar, premiar o destituir al Gerente.
  • Desarrollar las políticas y estrategias del negocio.
  • Fijar los objetivos y asignar los recursos para su consecución.
  • Controlar la eficacia de la gestión.
  • Ayudar a culminar el plan de sucesión en la empresa familiar.
  • Tutelar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en el protocolo.
  • Velar que la empresa se rija por la lógica empresarial y no por la familiar.

En FFACT, en el apartado TO THE EXCELLENCE encontrará un interesante cuestionario de 23 preguntas sobre “las peculiaridades de la empresa familiar”, que le ayudará a reflexionar sobre este importante tema.

Feliz semana a tod@s.