La olvidada productividad

26 marzo, 2016 0 Por JLH

A menudo hemos observado cómo la medición sistemática del concepto de la productividad con la que se opera, queda relegada a un segundo término. Las empresas bien gestionadas evalúan periódicamente la relación entre los medios de los que dispone la dirección con los resultados que obtiene de los mismos. Una mejor productividad va aparejada a una mayor rentabilidad de la empresa. Es decir, para crecer en rentabilidad sólo existe el camino de actuar en la productividad de todos los medios.

Esta valoración no se hace por puro diletantismo sino como una necesidad para mejorar la productividad. No podemos olvidar que “se mejora únicamente lo que se mide”. Necesitamos disponer de un sistema de índices o métricas que nos midan la aportación a la productividad de sus distintos componentes. Entendemos que, al final, el ratio último que se persigue mejorar es el de:

(1) Beneficio / inversión total

Debemos tener presente que el beneficio es el neto, después de impuestos y la inversión total es la suma de todos los medios invertidos en los distintos inmovilizados que posee la empresa, después de las amortizaciones. Buscamos conocer cuánto beneficio son capaces de obtener los directivos de la compañía mediante la utilización de todos los medios que están a disposición.

A partir de aquí vamos a detallar los distintos componentes de este ratio.

(2) (Ventas / Unidades vendidas)(Costes totales / unidades vendidas)

Aquí obtenemos por un lado el precio medio por producto vendido y el coste medio total también del producto vendido. La diferencia es el beneficio medio por producto vendido. De lo que se trata es de mejorar este beneficio. Para ello se debe actuar en las dos vertientes: lograr ventas de un mayor valor unitario y/o una disminución del coste total unitario actuando en todos sus componentes.

(3) Unidades vendidas / Capacidad productiva

Este componente nos indica hasta qué grado estamos utilizando toda la capacidad que hemos diseñado e invertido en nuestras instalaciones productivas. La “mejor” mejora proviene de aumentar las unidades vendidas para aprovecharnos al máximo de la capacidad ya instalada.

(4) Capacidad productiva / Inversión en inmovilizado material

Este indicador pretende conocer el posicionamiento y sobre todo la evolución de la productividad del inmovilizado material neto, habiendo deducido sus correspondientes amortizaciones. El índice mejorará si se aumenta la capacidad productiva disminuyendo la inversión. También si aumenta la inversión pero ésta provoca un mayor aumento en la capacidad productiva.

(5) Inversión en inmovilizado material / Inversión total

Aquí se trata de evaluar lo que se ha venido en llamar la asignación interna de la inversión en inmovilizado material. Es decir la participación que tiene dicha partida sobre el total de inversiones en inmovilizados de la empresa.

En resumen, la fórmula matemática completa es la siguiente:

(1) = (2) * (3) * (4) * (5)

En FFACT, en el apartado TO THE EXCELLENCE encontrará un interesante cuestionario de 23 preguntas sobre “la fabricación”, que le ayudará a reflexionar sobre este importante tema.

Feliz semana a tod@s.